«Cuando el fin no justifica los medios: Una aproximación a la experimentación psicológica con animales»

experimentación psicológica con animales
Tiempo de lectura: 3 minutos

Aunque pueda enfadar al gran Skinner, mi opinión es rotunda al respecto: el fin no justifica los medios.

 

Desde mi posición, me veo en la obligación moral de defender a los animales, no exclusivamente en situaciones adversas cercanas al conocimiento público como son el abandono, la cría con fines comerciales o el maltrato animal, sino también en situaciones alejadas de la vida cotidiana, como puede ser el laboratorio de una facultad o las entrañas de una corporación médica.

 

Y es que los fines pueden ser diferentes, pero no las consecuencias adversas que sufren, en contra de su voluntad, un extenso catálogo de animales utilizados como sujetos de prueba.

 

A los animales incautados o incubados con el objeto de ser utilizados como futuros sujetos de experimentación se les suministran descargas eléctricas, se les inocula sustancias de dudosa naturaleza, se les irradia o se les somete a temperaturas extremas, entre otros factores.

 

Incluso bien son conocidos los casos de estudio de fetos, previo asesinato del progenitor materno. Os pondré un ejemplo de ello: es habitual que la industria relacionada con el champú capilar, que como es evidente, realiza pruebas de toxicidad, utilice conejos y liebres (atados a camillas médicas), a los cuales se inyecta, ya sea en el estómago o en la retina, parte del producto que, posteriormente, será comprado para fines higiénicos del ser humano.

 

Podemos lograr un mundo mejor promoviendo un verdadero código ético animal que defienda los derechos de los animales

 

El ejemplo anterior no se limita al mundo del aseo personal o la cosmética, sino que también se extrapola a la investigación médica y psicológica. Bien son conocidos los ratones utilizados en laboratorios médicos para la investigación de virus y otros agentes patógenos, por ejemplo, aunque el listado de animales sea cruelmente extenso.

 

¿Y en Psicología? Por ejemplo, los perros de Pavlov fueron atados e incluso se les realizó incisiones en la lengua con objeto de medir su producción salival con objeto de estudiar la fisiología de la digestión, terminando algunos de ellos padeciendo neurosis experimental.

 

Lo mismo les debía ocurrir a los ratones de Tolman, con altos grados de ansiedad. ¿Y los gatos y palomas de Thorndike y Skinner? Desde luego, los niveles de ansiedad inicial que tenían que tener los animales al ser depositados en las respectivas cajas debían ser altos… incluso aunque recibían la bolita de comida de turno.

 

Dentro de lo que cabe, nuestra profesión ha tratado un poco mejor a los animales como sujetos de experimentación que otras ramas científicas. Pero creo firmemente en que podemos lograr un mundo mejor promoviendo un verdadero código ético animal que defienda los derechos de los animales, incluyendo su aplicación en el ámbito de la investigación y la experimentación que sigue realizándose en centros de investigación y universidades.

 

Además ha de asegurarse su implantación y su cumplimiento, que es lo más importante.

 

Como es evidente, la utilización de animales en investigaciones proporciona un incremento cuantitativo de los sujetos experimentales, incrementando a su vez la rapidez de los descubrimientos y un abaratamiento de los costos. Además está menos regulado a nivel jurídico.

 

Sin embargo, la diferencia fundamental con los voluntarios humanos estriba en el consentimiento, a la hora de someterse a un experimento que tendrá consecuencias negativas para él y que los animales no pueden otorgar voluntariamente.

También debemos aceptar que más semejanzas han de tener dichos animales a nivel de derechos fundamentales

 

Adicionalmente a lo anterior, parece razonable pensar que si aceptamos la premisa de algunos investigadores sobre la semejanza a nivel fisiológico de algunos animales con el ser humano, también debemos aceptar que más semejanzas han de tener dichos animales a nivel de derechos fundamentales (aunque en mi opinión, todos los animales han de tener entre sí los mismos derechos y, por ende, la misma protección jurídica).

 

Dicho todo lo anterior, es importante destacar que los fines menos benévolos de la investigación no merecen dañar a ningún ser vivo. A mí personalmente no me interesa tener remordimientos por dañar a un animal para tener una nueva crema hidratante.

 

En cuanto a los fines más benévolos, destinados a la investigación médica o psicológica, los investigadores pueden utilizar otros recursos distintos de los animales dentro del ámbito de la experimentación. El interés público está presionando a instituciones y organizaciones para reducir pruebas, refinar la severidad de las mismas y reemplazar las pruebas con animales con otras sin animales, siempre que la situación lo permita.

 

Hay que recalcar en este sentido que no todas las investigaciones con animales resultan eficaces, tal y como se pueda pensar.

 

En definitiva querido/a lector/a, seamos más empáticos, más conscientes, más humanos. Nosotros podemos dar consentimiento, podemos defender a quién no tiene voz para ello. Podemos utilizar otras herramientas que no dañen a otros.

 

Tenlo claro: el fin no justifica los medios.

 

Álex Melic

Psicólogo y economista

Colabora con el Santuario

Alma Libertaria

La familia de Santuario Alma Libertaria necesita nuestro apoyo para seguir rescatando animales y darles una segunda oportunidad.

Puedes ayudar con 1€ al mes, amadrinando alguna de las habitantes o en su última campaña para conseguir un nuevo terreno

Busca noticias

Secciones

Más noticias sobre veganismo y derecho animal

¿Quieres escribir aquí?

¿Eres periodista o sientes pasión por la redacción? ¿Te gustaría escribir sobre los animales no humanos y el veganismo? Si quieres que publiquemos tu artículo de opinión en infoVegans, mándanos un email.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.